Se repite la historia, legisladores del PLD y PRD no asisten a rendición de cuentas de Abinader
Pais

Se repite la historia, legisladores del PLD y PRD no asisten a rendición de cuentas de Abinader

SANTO DOMINGO.– Luego de rumores y discusiones que empezaron desde la noche del lunes, los legisladores del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) decidieron no ser partícipes del discurso de rendición de cuentas que pronunció minutos más tarde el presidente Luis Abinader ante la Asamblea Nacional.

Mediante un comunicado leído a los representantes de los medios de comunicación, el vocero de la bancada de los diputados del partido opositor, Luis Henríquez, informó que los legisladores de ambos partidos opositores decidieron no presentarse en la rendición de cuentas manifestando que una de las motivaciones como muestra de propuesta y rechazo al uso de los recursos del Estado a favor de candidatos del oficialista en las elecciones municipales.

Henríquez habló en nombre del bloque del partido morado y en representación de los diputados. Calificó como “abusivo” el supuesto uso del presupuesto nacional y como prácticas “corruptas” la compra de votos en las municipales.

“No asistiremos al salón de la Asamblea para enviar un mensaje a la nación y organismos internacionales que, desde el primer poder del Estado no comulgan con el accionar de los funcionarios y el Ejecutivo, frente a lo que calificaron como un claro y abusivo uso del presupuesto nacional en favor de una organización política y en detrimento de la institucionalidad democrática del país”, expresó el diputado.

Además, señaló que el uso de los recursos del Estado en las elecciones municipales debilita la legitimidad de los representantes elegidos y la confianza de la ciudadanía en el sistema político y dijo que el oficialismo adoptó prácticas “corruptas” durante los comicios comprado dirigentes y autoridades.

Los legisladores solo participaron en la sesión que deja iniciada la primera legislatura ordinaria de este año y luego se retiraron del hemiciclo.

Los senadores y diputados de oposición entienden que los informes presentados por la Organización de Estados Americanos y Participación Ciudadana, en calidad de observadores del proceso electoral, debe llamar la atención de las autoridades de la Junta Central Electoral (JCE) para evitar que repitan en las elecciones venideras y se garantice una campaña y jornada electoral más equitativa y justa.

Historia de las ausencias de la oposición

Criticar, retirarse o simplemente no asistir a las rendiciones de cuentas anuales del presidente de turno y tomas de posesión cada cuatrienio son de las manifestaciones más frecuentes de los legisladores opositores en la historia política dominicana.

El evento más reciente se dio este martes cuando el presidente del Senado, Ricardo de los Santos afirmó que la oposición pretendía boicotear la rendición de cuenta del presidente, Luis Abinader.

Esa amenaza se cumplió cuando los legisladores de los opositores PLD y PRD se ausentaron del hemiciclo, acción que no fue imitada por los legisladores de la Fuerza del Pueblo ni otras organizaciones de oposición.

Un evento similar sucedió en el 2020, en la última rendición de cuentas del presidente Danilo Medina, cuando diputados del entonces opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM) no asistieron al acto, en señal de rechazo, por lo que acusaban al mandatario de tener amenazada la democracia, restringir las libertades de expresión y libre tránsito.

En ese entonces un total 94 de los 190 diputados que conforman la cámara baja no presenciaron el discurso de rendición de cuentas.
En ese mismo año, el presidente saliente Medina no estuvo presente en el cambio de mando, donde tomó posesión el actual presidente Luis Abinader, rompiendo con la tradición política dominicana de traspasar la banda presidencial a su sucesor.

Previo a esa acción, en el 2016, en la juramentación de Medina, los legisladores perremeístas, reformistas, miembros del Frente Amplio, y del Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC), se marcharon tan pronto como fueron juramentados en sus puestos, por considerar que el resultado de las elecciones de ese entonces no fueron democráticos.

Un hecho aislado sucedió también en 1978 cuando el saliente presidente Joaquín Balaguer amenazó con no quedarse en el traspasado de mando del presidente Antonio Guzmán, pero al final decidió mantenerse en la sede del Congreso Nacional.

Todo esto, luego de un memorable proceso electoral donde la posesión de Guzmán marcó la primera vez que un gobierno en funciones había entregado pacíficamente el poder a un miembro electo de la oposición.

Doce años después, en 1990, para el segundo mandato de Balaguer, le hicieron esperar más de una hora antes de juramentarse como presidente del país, debido a una discrepancia por la elección del presidente del Senado, entre los senadores reformistas Ricardo Barceló, de Hato Mayor, y José Osvaldo Leger, de San Cristóbal.

En un acto único, Balaguer optó por juramentarse ante el presidente de la Suprema Corte de Justicia, quien era para entonces Héctor Contín Aybar.

X